Last High Human: Capítulo 4


Es lo que Me define

Saqué mi espada y subí las escaleras, seguido por la mujer.

Una vez dentro del cuarto del primer piso, y ver qué era lo que hizo el sonido, baje mi guardia, aliviado. Miré al soldado detrás de mí. Ella no tomó su lanza.

Rhod: “Pensaba que estabas sola.”

Mujer: “Preguntaste si yo era la última soldado que quedaba. Y lo soy.”

Mujer: “Hun…Clever, ¿estas bien? – Preguntó a un adolescente que estaba en el suelo.

Clever: “S- Si, de alguna manera.”

Mujer: “¡Estás herido!”

La mujer tenía razón. La carne de su brazo izquierdo estaba arrancada, justo debajo de los músculos de sus hombros. Manchado con sangre, inclusive el hueso puede verse. Levanté al niño, ayudándolo a levantarse.

Clever: “L- La ventana del techo no estaba cerrada.” – Su voz se deformaba por el dolor y su dificultad para respirar. – “Ellas…ellas la abrieron y rompieron…rompieron la cerradura. Salí herido por una Mantissar cuando traté de…de cerrarla. Cuando ellas repentinamente sacaron sus guadañas pude cerrar la ventana. Pero el mecanismo…se rompió completamente y… Bueno…”

Fue muy repentino, el impulso probablemente lo lanzó.

Rhod: “Bien hecho, niño.”

Un vergonzoso silencio tomó el cuarto.

Mujer: “No sé quién eres, humano, pero si puedes pelear entonces te haré exterminar a las bastardas que siguen con vida.”

Huh, realmente no me gusta como me habla.

Rhod: “¿Qué hay de ustedes dos?”

Ella me miró de manera extraña.

Mujer: “¿Cómo se supone que vamos a luchar en este estado?”

Rhod: “Estaba hablando de seguridad ¿Puedes mantener la puerta cerrada mientras aseguro el área?”

Mujer: “Claro que puedo, métete en tus asuntos.”

Rhod: “…¿Tienes algo en contra de mí?”

Mujer: “¿A qué te refieres?”

Rhod: “Arriesgué mi vida para salvar la tuya. A pesar que dije que obecedería tus órdenes, al menos esperaba algo de respeto.”

Mujer: “Tú ilegalmente te infiltraste en territorio militar, desarmaste a un oficial militar y entraste en una zona de cuarentena, la cual está prohibida para todos a excepción de las tropas de las S.Q.A. Y a menos que ellos digan lo contrario, tú no eres parte de eso.” – Ella me apuntó con su dedo con amargura. – “TÚ deberías ser quién me muestre respeto por no arrestarte.”

Rhod: “Al menos, no me llames ‘humano’. Soy Rhod.”

Una extraña sensación de impotencia y deseo de golpear su cara apareció dentro de mí. ¿Así se siente estar molesto?

Bajé las escaleras, seguido por los otros dos. Una vez en la puerta semidestruida, eché un vistazo afuera.

Rhod: “Chico, ¿cuántos pudiste contar allá arriba?”

Clever: “Cuántos…realmente no lo sé, no los conté…tuve mucho pánico.”

No puedo ver nada desde donde estoy. Necesito más información.

Rhod: “Con sólo una estimación es suficiente.”

Clever: “Umm…Al menos había dos…¿supongo?”

Volví a mirar dentro de la torre. Había sillas y cuerpo tirados por ahí, en las mesas había algunos vidrios (¿vasos?), botellas y algunos platos con comida también estaba apilada en el suelo. Tomé una botella en mi mano izquierda y mi espada en la derecha.

Mujer: “¿Qué vas hacer con eso, huma…Rhod? – Ella habló otra vez con ese tono imperioso.

Rhod: “Los distraeré con el sonido.”

Lancé la botella como primer movimiento. Inmediatamente, una Mantissar apareció en mi rango de visión. La muy bastarda en realidad se estaba escondiendo justamente arriba de la puerta. Después de una pequeña espera, salté afuera y miré alrededor, preparado para actuar. Pero no pasó nada. ¿El niño me mintió?

Me acerqué al distraído monstruo, lentamente, mirando cada movimiento suyo. De repente me di cuenta de algo cuando vi la sombra de la torre. Corrí hacia delante y rápidamente subyugue al monstruo, luego inmediatamente giré, preparado con una postura defensiva.

Dos Mantissars descendieron de la torre y corrían en mi dirección. Instantáneamente noté las rayas amarillas en sus cuerpos. ¿Una nueva especie?

Le dí la bienvenida al primero con un corte horizontal, pero fue bloqueado por sus guadañas. El segundo trató de atacarme por el lado izquierdo de la primera. Salté a la derecha y empecé a moverme, así logré que el primer Mantikon siempre esté entre el segundo y yo.

Mi oponente era significativamente más rápido e inteligente a los usuales individuos de su especie. Él esquivaba o bloqueaba la mayoría de mis ataques mientras rozando hábilmente sus guadañas o pegando su cuerpo a mí al mismo tiempo.

La cosa más molesta que hace mientras usaba mi estilo de lucha es cómo usaba sus guadañas para bloquearme.

Sin embargo, eso también era su perdición: mientras sostenía su antebrazo afilado para poder bloquear mis ataques, él estaba bloqueando su campo de visión.

Tomé una postura de ataque y rápidamente corte su cabeza. Un ruidoso sonido vino de mi espada, el cual resonó en mis oídos. Luego, la cabeza del monstruo rodó en el suelo.

El otro paró de moverse, mirandome a mi y a su camarada caído. Rápidamente miré mi espada: la parte de arriba de la espada ya no estaba ahí, estaba tirada en el suelo. El Mantikon que quedaba de repente gruñó ruidosamente y se lanzó más rápido de lo que esperaba.

Usé un poco de energía en mi cuerpo para hacer un salto rápido hacia un lado cuando mi visión se oscureciera repentinamente. El agotamiento de energía también apareció en un mal momento.

Me recuperé rápidamente del mareo y descubrí que caí sobre mis rodillas mientras estuve ciego.

El monstruo cargó nuevamente hacia mí. Está demasiado cerca para evadirlo.

Con todas mis fuerzas, salté hacia delante entre sus piernas, aterrizando primero la cabeza a la hierba. El silbido de las cuchillas cortando el aire resonó cerca de mis piernas. Rápidamente me levanté.

El Mantikon se detuvo y luego giró. Me lancé hacia él, corriendo a toda marcha, preparándome para cortar su garganta.

Cuando me encontró, instintivamente protegió su cabeza con sus guadañas. Repetí mis movimientos y fuí a su flanco, apuntado a la cabeza… ¡Y encontré que él miraba en esta dirección!

¡Él lo sabía! ¡Lo anticipó! ¡Repentinamente su quijada se abrió y cerró en mi cabeza!

Reduje mi postura y, escuchando el sonido de su quijada cerrándose con fuerza arriba de mí, agarré con firmeza mi espada con ambas manos y la clavé hacia arriba, apuñalando su cabeza desde abajo.

Sangre verde salía de su cuerpo y goteaba sobre mi cabeza.

Dejé que el cadáver cayera en el suelo. Todo lo que me importaba ahora mismo era lo que quedaba en mis manos. Sólo una empuñadura sin hoja (espada), rota y manchada. Incluso mi armadura quedó destruída por la batalla.

Mi armadura. Mi espada. Mi escudo. No quedaba nada. Nada que me relacione al Rey.

Algo empujaba en mi garganta mientras apretaba mis puños y dientes.

Perlas de agua corrían por mis mejillas…


Punto de vista del “Niño”.

Incluso la Cabo Lyshia estaba aturdida.

Siendo inutilizada para luchar ella misma, mandó a un extraño fuera a morir como señuelo, así podríamos escapar con seguridad. Pero luego que matara a la Mantissar y tomó una postura mientras miraba hacia la torre, ella (Lyshia) murmuró algo en su idioma nativo, aparentemente enojada.

Yo también había pensado que él la estaba desafiando a un duelo. Algunos bandidos usualmente actuaban así: investigaban el estado de sus objetivos, entonces los desafiaban sí ellos eran lo suficientemente débiles.

Pero justo después de eso, dos Mantikon aparecieron. Nunca había visto a la Corporal Lyshia estar tan pálida. Nunca la había visto palidecer ¿Cómo se supone que un hombre maté a uno de ellos por sí mismo?

¡Y es un humano!

Solo, y visiblemente cansado, con una espada rota y piezas rotas de armadura, su muerte era sólo cuestión de tiempo. O eso pensamos.

La manera que lucha. Su velocidad, su técnica… Incluso algunos caballeros podrían compararse a esto. Él no mató a los Mantikon. Los pulverizó.

Clever: “Si esta persona…” – Intenté ignorar el dolor de mi brazo – “Sí él se vuelve contra nosotros, entonces Corporal, estaremos perdidos…”

Lyshia: “-…Lo sé. Lo sé pero…¿Y si él está de nuestro lado?”

Clever: “Si es así… Entonces tendremos una oportunidad de volver a casa, Cabo.”

Lyshia: “Está volviendo.”

El extraño caminó hacia nosotros, luego se detuvo. Miró al cielo, su mano izquierda se elevó…

Al igual a alguien intentado determinar si está lloviendo.

Ah

Dejó caer la empuñadura. Y removió su armadura con movimientos lentos. Luego, él dejó caer cada una de las piezas de su armadura al suelo sin darle importancia, y empezó a caminar otra vez.

Este día, he visto algo que nunca olvidaré.

Vi a un humano masculino en sus veintes, su cabeza y hombros estaban pintados de verde con la sangre de los Mantikon que él mismo mató. Su piel bronceada estaba marcada por todos lados por cicatrices impresionantes.

Su cuerpo vacío de cualquier grasa inútil, había una marcada depresión en su flanco izquierdo, donde debería estar una costilla…

Notas del Traductor:

  1. Bonjour~, sé que no hemos hecho mucho en BluePhoenix…pero estamos más o menos ocupados (aunque hacemos unas cosas detrás de escena para ustedes :v)
  2. Si se preguntan por EER… pues la verdad no tengo idea si Wiz va a hacer algo o yo tengo que hacer otro capítulo xd
  3. Si quedaron confundidos con el último párrafo, les explicaré: Imaginen que Rhod le faltara una costilla xd, de esa manera, en esa parte del Tórax debería ser visible algo así como un agujero ( o en este caso, una ‘marca’)

Anterior Capítulo | Índice | Siguiente Capítulo

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s