Awakening: Capítulo 114


Hola de nuevo xD…..bueno ademas de sonomono, hoy les traigo awakening, justo como prometí :3…….

Mañana habrá otro, y si se puede igual pasado mañana…..y si kamisama los escucha, también el viernes 😀

Ya estamos cerca de una parte que me gustó mucho cuando lo leí en ingles xD


-Honesta-

Cuando las dos se acercaron al baño, ellos inmediatamente vieron a una mujer atractiva usando un vestido amarillo, falda con puntitos. Al lado de ella estaba un hombre usando un traje de alta calidad.

“Es Anze, ella también vino.” Naoko dijo con un poco de sorpresa. Pero entonces inmediatamente notó que la complexión de Matsumi se volvió no tan buena.

NT: o se volvió mala

Tomando suavemente su mano, ella dijo: “Matsumi, es raro ver a mucho de nuestros viejos compañeros de clase, alégrate, okay.”

“Estate segura, voy a contenerme, no quiero perder la cara (dignidad) en frente de ella.” Matsumi dijo fríamente.

Al verla de esta manera, Naoko solo pudo suspirar en su corazón. Haciendo una sonrisa forzada, ella la sacó de allí.

“Anze.” Naoko caminó en frente de la mujer y dijo con una sonrisa.

“Oh, Naoko, largo tiempo sin verte. No me imaginé que tú también habías venido.” Dijo algo frío Tsuhara Anze.

“Desde la graduación, no nos hemos visto por un largo tiempo, ¿Cómo has estado?” Preguntó Naoko.

“Estoy bien, gracias por tu preocupación.”

Al ver su expresión indiferente, Naoko no supo qué decir por un tiempo. Matsumi que estaba cerca no pudo tolerarlo más y se entrometió diciendo: “Naoko, parece que la joven dama Anze no quiere hablar, es mejor no molestarla más.”

“Matsumi, no me gusta ser así.” Dijo Naoko en voz baja.

Ella entonces se dio la vuelta para decirle a Anze: “Anze, no te he visto por un largo tiempo, realmente te extrañé,  he intentado llamar a tu celular, pero parece que cambiaste tu número, por lo que no pude encontrarte. En el futuro, ¿pasemos el rato de nuevo?”

“Hasta entonces hablaremos. Olvide presentarte, este es mi novio, Maeyama Gentaro. Debiste haber escuchado sobre la compañía comercial Maeyama, ¿verdad? Él es el nieto mayor del presidente de la compañía comercial Maeyama. También es el futuro sucesor de dicha compañía. Dijo Anze un poco feliz.

“Hola, Maeyama Gentaro.” Naoko saludó mientras Anze asentía.

“Hola, no pensé que Anze también tenía compañeras tan bonitas.” Dijo Gentaro.

“Me halagas, en cara, Anze en realidad es la más atractiva.”

“Tsuhara, quiero preguntarte, ¿Cómo están yendo las cosas entre tú y Tatsuki Kimigen? Cuando yo te pedía que pasemos el rato, tú siempre vendrías con él.” Cuando Naoko estaba teniendo una pequeña charla con Gentaro, Matsumi repentinamente dijo algo con una sonrisa.

Al escuchar sus palabras, la expresión de Tsuhara Anze cambió de inmediato.

“Gentaro, es un poco bochornoso aquí, vamos a tomar un descanso en algún otro lugar.”

“Dos bellas damas, si me disculpan.” Maeyama asintió, se dio vuelta hacia Naoko y Matsumi para decir.

“Eres demasiado educado, por favor siéntete libre.” Respondió Naoko.

Después de que ellos se fueran, Matsumi se rió satisfechamente, “¿Vistes su rostro? Pensar que atrapar a un chico rico la haría tan grande. Si habló sobre su historia romántica, estoy seguro que su novio ya no querría verla nunca más.”

“Matsumi, ¿por qué eres así? Sé que Anze te hizo algo malo, pero eso fue hace mucho tiempo, ya no necesitas pelear con ella.” Naoko incitó.

Matsumi estuvo en silencio por un momento, entonces dijo: “Naoko, no has experimentado tal cosa, así que no lo entenderías. Tu propia buena amiga inesperadamente te roba tu primer amor, tuve que mirarlos a los dos todos los días, tienen suerte de que no los he matado. Lo siento, olvidé ponerme maquillaje, saldré rápidamente.” Con eso, ella caminó hacia el baño.

Naoko sabía que ella lloró, en este momento, realmente sentía que Matsumi sufrió mucho en el pasado.

En una multitud de risas, a distancia, ella miró a la hermosa Anze tirando (o jalando) de su novio, Naoko repentinamente pensó que ella parcia extraña, como si fuera otra persona.

Sintiendo ligeramente el ligero estado de humor depresivo de Naoko, aquellos hombres cuyos ojos vieron que nadie estaba al lado de esta belleza superior, ellos inmediatamente se lanzaron a ella como una piraña que olía la sangre de un Amazonas.

Durante varios minutos, Naoko estuvo completamente rodeada por hombres, en su mano había un bonche de tarjetas de presentación.

Con el fin de obtener el favor de esta hermosa mujer, todos estos hombres mostraron sus habilidades para hacerla feliz. Entre esto, en cierto grado, era difícil evitar cualquier conflicto, por un momento, la tensión aumentó.

“Sabía que tu grupo de pervertidos no te dejaría ir Naoko.” En ese momento, una mujer repentinamente vino y resopló fríamente.

“Resultó ser el representante de la clase.”

“Mari, también viniste. No te he visto por un largo tiempo.”

Al mirar a la mujer de pie detrás de ellos, varios hombres sonrieron embarazosamente.

“Ciertamente no querías que viniera. Naoko vámonos, solo ignora estos pervertidos.” La mujer con un pelo corto y anteojos sin marco caminó hacia el medio de la multitud, sosteniendo la mano de Naoko.

“Representante de la clase, has dicho demasiado, ¿verdad? Solo estábamos hablando sobre los viejos tiempos con Naoko.” Un hombre dijo un poco descontento.

“¿Recordando viejas cosas? Bien, ven a hablar conmigo, vamos a apreciar la memoria de ti engañando a varias chicas en la escuela. Realmente extraño aquellos días.” La hermosa mujer intelectual se burló.

“Uh, yo…..cierto, ¿no tienes algo que discutir conmigo? Casi lo he olvidado, hablemos en ese lado.” El hombre apresuradamente llamó a otro hombre para salir del camino.

“Tú, ¿también quieres hablar sobre los viejos tiempos conmigo? Te acompañaré un poco.” Al mirar a los hombres restantes, Mari preguntó.

“Tengo algo que hacer, Naoko, debo decirte adiós ahora, vendré a hablar contigo de nuevo.”

“Tengo algo que hacer también. Adiós, Naoko y representante de la clase.”

En menos de un minuto, los hombres hicieron una excusa y rápidamente se marcharon.

“Mari, finalmente viniste, estuve esperándote por mucho tiempo.” Naoko se quejó muy feliz.

“El editor en jefe me buscó por una pequeña cosa, por eso llegué tarde. ¿Vino Matsumi? No la he visto por más de dos años.”

“Ella ya vino, está aquí.”

“Hablando mal de mí, ¿verdad?” Matsumi caminó alegremente.

“Matsumi, no es así.” Después de dimensionarla cuidadosamente, dijo Mari.

“¿No soy más atractiva que antes? Eres realmente igual que antes. Vamos, usar gafas ya no es popular. Solo cambia como yo.” Dijo Matsumi.

“Usarlo ya se ha vuelto un hábito, soy demasiada perezosa para cambiar. Cierto, este es tu pago del mes, hace unos días desapareciste, así que me olvidé de dártelo.” Maru sacó un cheque de su bolsillo y se lo entregó a Naoko.

“Gracias.” Naoko lo recibió y lo puso dentro su billetera.

“¿Naoko ayuda a Mari con la escritura de un manuscrito?” Matsumi preguntó con curiosidad.

“Si, ya que tengo más tiempo ahora, podría ayudarles a traducir algo o escribir algunos borradores y así sucesivamente.” Respondió Naoko.

“Bueno, por no mencionar, aún no he comido, vamos rápidamente a conseguir algo de comer.”

Siguiendo por detrás, Naoko caminó con Matsumi hombro a hombro y dijo en voz baja: “Lo siento, Matsumi.”

“Tonta, no es asunto tuyo.” Matsumi sonrió mientras agarraba su mano.

El comedor es principalmente en forma de buffet, así que había una variedad de comida de primera clase.

Debido a que la represéntate de la clase Mari estaba de pie junto a Naoko, quien era conocida como “El Repelente de Mosquitos Pervertidos”, solo hubo unos pocos hombres que se atrevieron a molestarlas. Es por eso que todas ellas podían comer de una manera muy relajada.

Repentinamente, ellas vieron a Anze con su novio Gentaro.

“Oh, Naoko, también la representante de la clase. ¿Qué pasa? ¿No han venido sus novios? O ¿todavía no tienen un novio?” Al verlas, Anze sosteniendo una copa de vino repentinamente serió.

“Anze, estás bebiendo. Lo siento, Anze probablemente se emborrachó.” Maeyama dijo disculpándose.

“Gentaro, no estoy borracha. Cierto, Naoko, no hemos hablado por mucho tiempo, ¿quieres hablar afuera?” Anze dijo repentinamente.

“Anze, ¿vas a estar bien?” Pregunto Naoko, preocupada.

“Estoy bien, vamos, vamos a hablar afuera. Ustedes chicos, este es mi problema con Naoko, solo nosotras dos.” Entonces, Anze la jaló caminando hacia el balcón de afuera.

Matsumi estaba a punto de seguirlas, pero fue jalada por Matsuri, “No te preocupes, está bien.”

En el balcón, la suave brisa de la tarde soplaba hacia sus rostros, incluso levantando un poco sus faldas.

“Naoko, ¿lo sabes? Algunas veces, realmente te odio.” Dándose la vuelta, Anze repentinamente le dijo.

“Anze, no entiendo lo que quieres decir.” Naoko dijo, sorprendida.

“En la escuela, aunque te escondites muy bien, sé que eres una princesa de una familia rica. Eres atractiva, también con familia rica, pero también muchos estudiantes quieren perseguirte. ¿Hay algo que no puedas hacer? ¿Recuerdas a Tanaka? El novio de Matsumi que yo le robé.”

Al mirar sus ojos, Anze continuó: “Matsumi fue una genuina tonta, la persona a la que realmente le gustaba Tanaka eras tú. Pero después de que tú lo rechazas, él lentamente aceptó a Matsumi. Después de conocer la verdad, yo inmediatamente corté con él, no estoy dispuesta a ser la “estación de reciclaje” de otros.”

“Anze, ¿por qué debes hacer esto? ¿Sabes queda dañaste a Matsumi?”

“¿Por qué me preguntas? No lo sé, quizá simplemente no podía acostumbrarme a ver a esos hombres sangrando por ti. ¿Qué es tan bueno de ti? Solamente te ves hermosa, pero asumes que eres toda poderosa. Realmente me pone enferma. Sin embargo, en poco tiempo, seré la esposa del heredero de la compañía Maeyama. En ese momento, a no tendré que ir a trabajar todos los días a ver hombres malolientes. En cuanto a ti, espero no ver nunca más tu rostro.” Entonces, ella arrojó el vaso de vino de su mano al suelo, siendo muy arrogante.

Mirándola desde lejos, Naoko repentinamente sintió una sensación de cansancio sin precedentes.

Casi inconscientemente, sacó su celular para llamar al número familiar.

Pero justo entonces, Mari y Matsumi vinieron, Matsumi fue la primera en preguntar: “Naoko, ¿estás bien?  ¿Qué te dijo esa tipa?”

“Nada, Anze solo estaba borracha. Vamos a volver y sentarnos.” Naoko sonrió caminando de regreso al salón.

“Naoko…..” Matsumi quiso preguntar, pero fue jalada por Mari.

“Si ella quiere hablar, hablará, no debemos presionarla.” Dijo calmadamente Mari.

Al mirarla, Matsumi sintió y también regresó al salón.

Matsumi descubrió que desde la charla con Anze, Naoko se había vuelto distraída. Varias veces quiso preguntarle, pero fue detenida por Mari. Esto la hizo sentir muy deprimida.

Repentinamente, uno de los camareros se acercó y preguntó:” Puedo preguntar, ¿Quién de ustedes es la Joven Dama Naoko?”

“Soy yo, ¿Qué pasa?” Naoko levantó su vista y dijo.

Al ver el rostro de la maestra, el camarero no pudo evitar quedarse en silencio por un momento, después de un tiempo respondió: “Afuera, hay un caballero llamado Gennai-san buscándote.”

“¿Qué?” Naoko inmediatamente se puso de pie.

“Naoko, ¿qué pasa?” Matsumi, nunca había visto que ella haga tal expresión.

“Él…..vino.” Naoko dijo muy tímidamente, corriendo apresuradamente afuera.

“¿Su novio vino?” Matsumi la observó y dijo.

“¿Cuándo Naoko tuvo Novio?” Mari preguntó con extrañeza.

“Vamos a echar un vistazo para saber.” Entonces, Matsumi la jaló caminando hacia la entrada con impaciencia.


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s