Hail the King: Capítulo 14


Buenas tardes, buenas noches a todos ~ Aquí White Wind con el nuevo capítulo de la semana, cualquier cosa me avisan c:


 – Instalaciones Médicas –

Recién en ese momento, Ángela y Emma se dieron cuenta de la atmósfera anormal que las rodeaba.

Los soldados veían a Alexander con puro respeto. Antes, estos niveles de respeto y alabanza solo eran dirigidos a Lampard, sin embargo, el Rey que antes no había sido nada más que un chiste ahora era un súper ídolo, todos los soldados estaban dispuestos a sacrificarse por él si era necesario.

“¡Alabado el Rey Alexander!”

“¡Larga vida al Rey Alexander!”

Fei se sentía genial en frente de Ángela. Él miró a todos los soldados con una mirada que solo los camaradas y hombres en general podían entender. Inmediatamente los soldados se rieron y comenzaron a ayudar; levantaron sus brazos y gritaron, “¡Alabado el Rey Alexander!”

Antiguamente, todos los soldados creían que Alexander era solo un pedazo de mierda comparado con su prometida, Ángela. Sentían lastima por ella y creían que él no era lo suficientemente bueno. Sin embargo, ahora sentían que ese ‘Pedazo de mierda’ era el único en Chambord digno de ese diamante.

Por otro lado, Ángela y Emma, quienes nunca habían presenciado tal atmosfera cuando Alexander estaba presente, no podían entender lo que sucedía a pesar de ser chicas bastante inteligentes.

“¿¿Qué ocurrió??”

En ese momento –

“Mi majestad, Pierce casi no lo logra……”

Brook, el segundo comandante de la guardia del Rey, se acercó rápidamente a Fei.

A pesar de que él sabía de qué el Rey Alexander no era un doctor ni menos un sacerdote de la iglesia, él aún tenía un poco de esperanza en Fei debido a su increíble rendimiento. Él esperaba que Fei, de alguna manera, tuviera algún truco bajo su manga, “¡Dios por favor! ¡Danos un milagro más! Solo un milagro más de parte del Rey Alexander!”

“Pierce?”

Ese hombre de pelo blanco quien arriesgo su vida para destruir el par de escaleras de asedio apareció en la mente de Fei. Ese hombre era un real guerrero, sin lugar a duda – No solo por su fuerza, sino que por su forma de pensar y  su voluntad para sacrificar su vida por algo que él quería proteger.

“Brook, cuida de Ángela y Emma por mí, ¡iré a echar un vistazo!”

Fei acarició la mano de Ángela y apasionadamente le dijo que tuviera cuidado. Luego, miró a Emma y alzó sus cejas para creerse y mostrarle su nueva influencia en los soldados, incluyendo los comandantes. Finalmente, un soldado lo guió al ala médica.

“Feh!”

Emma no podía seguir soportando el bullying de Fei. En lo que él se alejaba, ella lo vio con una mirada amarga. Luego se dio media vuelta y dijo tiernamente, “¡Tío Brook! ¿Qué ocurrió? Alexander parece……”

Esa era la misma pregunta que Ángela, quien se seguía sonrojando por el comportamiento coqueto de Fey, quería preguntar y conseguir una respuesta.

Brook sonrió en lo que les decía lo que había ocurrido en el momento más crítico de la batalla cuando llegó Fei.

Como el segundo comandante de la guardia del Rey, Brook trataba a estas dos chicas amables y maduras como si fueran sus propias hijas – de hecho, casi todos sentían que la situación de Ángela era totalmente injusta, esta pobre chica estaba obligada a casarse con este Rey retardado. Pero ahora, todos los que habían sido testigos o habían participado en la batalla creían que solamente Alexander podía tomar su mano en matrimonio.

Después de escuchar la historia, Ángela y Emma estaban en shock.

“¿Es acaso Alexander, nuestro Alexander, el retrasado el verdadero héroe de la historia?” Emma tenía sus dudas.

……

……

En el ala médica de Chambord.

Cuando Fei entró, se sorprendió mucho.

“Este lugar no es el ala médica, ¿verdad? Se ve como una pocilga.” Pensó Fei.

Un olor húmedo, helado y mohoso llenaba este lugar que parecía abandonado. No había ni una puerta para bloquear el viento ni la lluvia. Las ventabas estaban bloqueadas por rocas; polvo y barro en todas partes. Solo había un poco de paja en el suelo, mientras que los cientos de soldados gravemente heridos lloraban y se quejaban por doquier.

Cuatro o cinco doctores que vestían túnicas negras y blancas caminaban entre estos soldados. Definitivamente había una falta de personal y manos para ayudar, pues estos doctores iban de aquí para allá sin parar, cubiertos por una leve capa de sudor.

“¡Su majestad ha llegado!” Gritó el soldado que había guiado a Fei.

Eso llamó inmediatamente la atención de todos los que se encontraban en el ala médica, excepto por los que estaban en coma o se habían desmayado.

La valentía y la fuerza del Rey Alexander se esparcieron por el ala médica por los soldados heridos que habían sido enviados a este lugar después de que Fei ingresara al campo de batalla. Muchos soldados se imaginaron las emocionantes y masculinas escenas de batalla. Por supuesto, algunos soldados que no vieron a Fei luchar estaban un poco escépticos. Ellos querían ver al Rey que había pasado de ser un retrasado a un héroe en persona.

Después de ver al Rey Alexander llegar, los soldados se entusiasmaron.

Algunos ignoraron sus heridas. Muchos se esforzaron para sentarse y poder ver al Rey y otros se sacaron y rompieron las costras que se habían formado en sus heridas. Los que habían luchado junto a Fei gritaron: “¡Alabado sea el Rey Alexander!”

Fei agradeció al soldado que lo había guiado al lugar, luego rápidamente intentó apaciguar a los soldados que estaban esforzándose por sentarse correctamente……

No sabía que decir.

Este definitivamente no era el lugar para demostrar su estatus de la realeza. Después de ver tantas caras jóvenes, maduras y cansadas, sus sorprendentes heridas, la sangre que corría por sus cuerpos y el suelo debajo de ellos…….

Algo hizo estallar el corazón de Fei.

Los legados de los gloriosos héroes de la Tierra parecían haber sido re-vividos por la gente que se encontraba en frente de él. Técnicamente, los soldados estaban heridos por protegerlo a él; algunos de ellos quedaron discapacitados para siempre. Como una persona de la Tierra, Fei no se iba a convencer de aceptar este hecho; en lo posible, el deseó haber podido luchar desde el principio al lado de estos soldados.

Los humanos siempre parecían contradecirse a si mismos, y Fei era uno de los mejores ejemplos.

Él era un cobarde y estaba extremadamente asustado de morir, pero en este momento, el deseaba luchar y combatir. Tal vez estaba siendo afectado por la interminable violencia y sangre en el mundo de ‘Diablo’, o puede haber sido su instinto animal que fue activado por la presión del enemigo.

“Mis guerreros, ¡ustedes han protegido Chambord y ustedes merecen la gloria que han ganado el día de hoy!

Aunque Fei se consideraba así mismo un buen hablante, él en realidad no sabía que decir en este momento. Cuando él bajó su cabeza he hizo una reverencia a todos los soldados en el ala médica, esa oración simplemente salió de su boca.

Este mundo era similar a las sociedades feudales en la Europa medieval, la cual tenía clases estrictas y jerarquías. Un Rey haciendo una reverencia a soldados de clase baja era algo que nunca se había visto antes – Ni si quiera un Rey retrasado había hecho tal cosa.

A veces, las emociones humanas son bastante simples. Muchos soldados quedaron conmovidos por la reverencia de Fei. Incluso, algunos soldados que se quejaban y eran despechados como resultado de sus nuevas incapacidades sintieron que valió la pena en ese momento.

……

Después de que Fei tranquilizara a la mayoría de los soldados heridos, él llegó al lugar donde se encontraba Pierce. Había entrado en coma. El enemigo dejó restos de su energía dentro del cuerpo de Pierce cuando su hombro fue perforado por el estoque. La energía daño el cuerpo de Pierce y sacudió todos sus órganos internos. La sangre fluía sin parar de la zona herida. Un doctor joven estaba luchando por detener la sangre, pero todo era inefectivo.

Fei ahora tenía la chance de observar el tratamiento realizado por el doctor en detalle.

Él estaba totalmente decepcionado. Los doctores en Chambord no tenían los hechizos mágicos curativos que él había esperado. Solo podían realizar una forma de primeros auxilios bien simple y básica, incluyendo limpiar heridas y aplicar un poco de medicina. La efectividad de estos tratamientos era bastante limitada. La vida y la muerte de los soldados heridos dependían principalmente en sus propias características físicas y la severidad de sus heridas. Si tenían suerte, existía la posibilidad de que sobrevivieran; ¿Y si no? Entonces no podían hacer nada más que morir.


Capítulo anterior | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s