Vermillion: Capítulo 2


Editor: Absolute
Correctora: Coco


Este capítulo fue hecho por Alei Translations y reeditado en BluePhoenix para arreglar pequeños errores ortográficos y errores gramaticales.


Dentro de la niebla

 

Todo lo que podían ver era un mundo de color blanco como la leche.

—Es muy espesa…

Mientras se movían lentamente sobre sus caballos, Kei tenía una flecha preparada para dispararla en cualquier momento. La atmósfera a su alrededor estaba llena de tensión.

Gracias a la luz del sol que caía sobre sus cabezas no estaba muy oscuro, pero había mucha niebla alrededor suyo. Las cosas no se veían muy bien.

Era difícil ver lo que estuviera a cinco metros frente a ellos, y no se podía ver nada a diez metros. Las siluetas de árboles aparecían repentinamente de ese velo de color leche, sorprendiendo a Kei repetidas veces.

Todas y cada una de las partículas parecían estar detalladas hasta el punto de ser una ilusión. Incluso se sentían mareados debido a esta niebla. Era una sensación desagradable.

—Andrei, ¿me estás siguiendo?

—Si. Aunque te pierdo algunas veces.

—… No te pierdas.

—Seré cuidadoso. De todos modos sería un fastidio.

¿Realmente está bien? Kei pensó y miró hacia Andrei quien lo seguía muy de cerca detrás de él. Andrei miró a su alrededor con interés mientras se balanceaba sobre su caballo golpeando su espada contra su hombro.

—Esta niebla debe ser algo más, ¿no? Nunca he visto nada como esto, incluso en la realidad.

—… ¿La niebla es común en tu país?

—Uhhh… No. No hay mucha niebla, pero siempre está nevando.

—Rusia, ¿verdad?

—Sí, estoy en Siberia

—Eh, Siberia… suena frío.

—Nuestro invierno golpea a –30ºc en un buen día.

—No, gracias. No soy bueno con el frío.

Dejaron de hablar por un momento.

—… Al final, ¿creo que es un hechizo? Se siente demasiado densa para ser natural.

—See. Pero, incluso si un mob usa un hechizo, éste mismo tendría hostilidad, ¿no? En ese caso, entonces tu『Sexto Sentido』debería reaccionar a ello.

—Lo que significa que no hay ninguna amenaza… No, con respecto a nuestra resistencia mágica, esta densidad no debe tener ninguna amenaza.

—También podría ser una niebla real en lugar de una『Ilusión』, ¿sabes?

—… Si es así, entonces debería ser un espíritu de gran rango. Sería muy bueno si hiciéramos un contrato con él… Pero luchar solo nosotros dos contra él no suena muy atractivo.

—… Espero que no sea del tipo agresivo.

Andrei tomó una actitud de desesperación. De repente su cara se puso rígida por la sorpresa y sacó un cuchillo arrojadizo de su espalda con la mano izquierda.

—……

—Andrei, ¿qué pasa?

En un momento, Kei, sintió la gran sed de sangre que provenía de Andrei y detuvo su caballo, alistó su arco mientras miraba hacia el lugar.

Andrei tenía una expresión desconcertada mientras sostenía su cuchillo en la mano izquierda. Suspiró cuando dijo—. … Escuche una voz.

—… ¿Una voz? —Kei frunció el ceño involuntariamente.

Las orejas de Kei no eran tan buenas como sus ojos que tenían puesto la cresta de『Vista encantada』, pero, como un personaje con las estadísticas más altas, eran muy sensibles.

Pero él no escuchó ninguna voz.

—…Qué… qué fue eso…

—…Cálmate. Algo se siente fuera de lugar.

Como una máquina rota. Andrei miró alrededor con inquietud. El inexplicablemente nervioso Kei estaba perplejo ante las palabras que él mismo había dicho.

Algo se siente fuera de lugar—

Quería alejar tal ridiculez con una risa.

Sin duda fue el sistema el que le dio los escalofríos,『Sexto Sentido』, en 『Demondal』, pero sólo reproduce la sensación de tener la piel de gallina.

No debería haberlo hecho sentir realmente incómodo. No debió haber afectado directamente a sus emociones.

El hecho es, que ahora mismo Kei fue golpeado por la sensación de algo desconocido que se arrastraba desde debajo de sus pies.

—… Andrei, no oí ninguna voz.

—¡Eso es imposible! Ahí… ¡Ahí está de nuevo!

Con una expresión con un poco pánico, Andrei dijo con una voz un poco chillona—: También puedes escucharla, ¡¿no?!

—… No, no escucho nada.

Él en verdad no escuchaba nada. Sin embargo, claramente ese no era el caso de Andrei.

—¡Mentiroso! ¡¿Por qué mientes?!

—No lo estoy, sólo cálmate.

—¡¿Por qué no puedes escuchar eso?! Ahí, de nue…

De repente, mientras Andrei estaba tratando de hablar, sus ojos se abrieron y él se puso rígido.

—……

—… ¿Andrei?

—… ¡¿Quién está ahí?!

Andrei miró a su alrededor con su sable levantado y gritando dijo—: ¡¿Quién está ahí?! ¡¿Dónde estás?!

—¡Andrei!

—¡¿Quién?! Por qué, por qué… —Con una expresión llena de miedo, Andrei gritó—: … ¡¿Por qué demonios sabes mi nombre?!

—… ¿Qué? —¿De qué rayos está hablando este chico? Pensó Kei por un momento.

—… Andrei, solo cálmate, podrías…

Andrei giró y miró a Kei.

En ese momento, una gota de sudor frío recorrió la espalda de Kei.

Andrei estaba mirando directamente a través de él.

Sus ojos claramente no estaban centrados en Kei. La cara de Andrei estaba blanca como la de un fantasma, y era tan inexpresiva como una máscara noh¹. Tener uno de los mejores avatares del juego no tuvo efecto alguno ante el muy real escalofrío que recorrió la espalda de Andrei, como si algo repulsivo estuviera allí.

—……

Sin decir una palabra, Andrei levantó su mano derecha sobre su cabeza. El cuchillo arrojadizo brillaba.

Kei tenía la ilusión de que las ropas negras de Andrei se hinchaban—. Es… espera un segundo.

Su brazo izquierdo estaba un poco borroso.

Kei sintió la fuerte sed de sangre de Andrei que lo golpeó como un cuchillo. Kei se inclinó debido al pánico. El cuchillo silbó mientras cortaba a través del aire, el cuchillo de plata apenas rozó su cabeza.

—¡Hey! ¡No fastidies, Andrei!

Involuntariamente gritó con rabia, pero Andrei no le hizo caso y siguió mirando a su alrededor con desconfianza.

—Mierda, dónde. A dónde demonios f­… aahhhh, ah, ah, ah, vete, vete.

Mientras parecía que murmuraba incoherencias, se sentó en su caballo y rodeo su pecho con sus brazos, tal vez debido al frío. Su cuerpo se estremecía ligeramente como alguien con hipotermia.

Kei, muy preocupado, se bajó de su silla y trató de acercarse a Andrei.

En ese preciso momento, Andrei de repente se detuvo y tomó otro cuchillo de su espalda.

Aquí viene, pensó Kei, preparándose a sí mismo para el golpe. Pero Andrei volteó al lado opuesto.

—¡Ahí!

Andrei tiró el cuchillo, el cual silbó mientras cortaba el aire.

Por supuesto, un cuchillo que se lanzó hacia la nada no golpearía algo. Este desapareció a través del manto color leche.

Normalmente, uno esperaría el sonido del cuchillo al golpear el suelo, o rebotar un lado del acantilado, o algún tipo de ruido. Pero el interior de la niebla estaba inquietantemente callado.

—Otra vez, otra vez, se ha ido…

Andrei abrazó su cabeza y parecía estar a punto de llorar.

Kei se compadeció de él, pero luego, en medio de esta situación ridícula, recordó su ira. Incapaz de contenerse, reunió su fuerza y gritó desde su diafragma—: ¡Hey, Andrei! ¡Reacciona!

Sorprendido por la voz, Andrei levantó su cabeza.

—… ¡Kei!

Andrei le gritó, pero él se dio la vuelta.

 

«No hay forma de que Kei acabe de esa forma.»

 

—¡Kei! ¡¿A dónde fuiste?!

Andrei suspiró un poco aliviado.

—En serio, asustándome de esa manera…

—Sí, eso es cierto. Oí una voz extraña antes.

—No, no era una alucinación. Eso fue real.

—Olvídate de eso, ¿a dónde fuiste? Me asusté bastante, ¿sabes?

—¿Huh? ¿Estabas aquí todo el tiempo? Mentiroso. No hay manera de que estuvieras aquí.

Andrei se rió en voz alta.

 

«Esto no es una broma»

 

—Hey… ¡Hey! ¡¡Andrei!!

El espectáculo de Andrei hablando consigo mismo hizo que Kei tuviera los pelos de punta.

—¡¿Sólo con quién estás hablando?!

Andrei se dio la vuelta y miró su camino. Los ojos de Andrei no estaban enfocados.

—… Hey, ¿escuchaste una voz justo ahora?

—Hey, Kei… ¿Kei? —Andrei miró a su alrededor.

Andrei se dio la vuelta y dejó escapar un confundido—: ¿Eh?

—¡Hey, A dónde rayos fuiste esta vez, ¡¿Kei?! ¡¿Puedes dejar de fastidiarme?!

—¡Tú eres el único que está fastidiando! ¡Estoy justo aquí!

—¡……! ¡Por ahí!

Mientras buscaba. en la dirección equivocada, Andrei agarró las riendas y espoleó su caballo. El caballo relinchó y empezó a correr.

—¡Keiiii! ¡Esperaaaaa!

—¡No! ¡Ese no soy yo! ¡¡Detente, Andrei!! —Kei gritaba desesperadamente—. ¡¡¡Andrei!!!

La niebla envolvió a Andrei.

Kei aún podía escuchar las pisadas que se movían cada vez más lejos– y entonces desaparecieron.

—……

Kei podía soportar estar solo y sin hablar.

—¡……!

Después de unos segundos, o tal vez más, él de repente recuperó sus sentidos.

Tengo que ir tras él. Pensó.

Sin embargo, se sentía mal. En esta extraña y desconocida situación, Kei quería salir del juego o cambiar a un personaje diferente.

Pero Andrei nunca abandonaría a Kei en este tipo de situación.

Kei tenía el presentimiento de que algo andaba realmente mal.

—Mierda, ese idiota.

Mientras maldecía a Andrei por causar muchos problemas, Kei tiró de las riendas de su caballo y trató de seguir adelante.

—¿……?

Pero las riendas no se movieron.

Kei ladeo su cabeza y siguió las riendas con sus ojos.

—… ¿Mikazuki? ¿Qué pasa?

Cuando dijo ese nombre, Kei sintió que algo andaba fuera de lugar y volvió a mirar su caballo favorito.

Todavía agarrando las riendas, Kei miró la cara del caba-, la cara de Mikazuki. Parecía estar disecado, no hacía movimientos.

—… Heey, ¿Mikazuki?

Kei agitó la mano enfrente de la cara de Mikazuki. Por lo general, una mascota debería seguir los movimientos de su dueño al mover sus ojos o la cabeza. Sin embargo, Mikazuki seguía mirando en línea recta sin hacer ningún movimiento.

—… ¿Qué está pasando?

¿Tal vez es un bug? Kei suspiró, debí haber cerrado la sesión.

Tengo muchas ganas de salir de aquí—

—Bururu.

Justo cuando estaba pensando en esas cosas, Mikazuki resopló y sacudió la cabeza, casi como una computadora reiniciándose debido a un error.

—Oh, has vuelto. Bien.

—Bururu, bururu —Haciendo caso omiso del suspirar de Kei, Mikazuki resopló.

—Bururu, bururu, bururururu.

Kei se dio cuenta de inmediato de que algo andaba mal.

 

—Bururururu, bururururururu.

Mikazuki sacudió su cabeza hacia arriba y abajo mientras continuaba resoplando.

—Bururururururururururururururururu…

Sus movimientos se hicieron confusos y violentos al final, como si fuera un juguete roto. Su relincho sonaba como el rugido de un motor.

—… ¿Mi-Mikazuki?

Kei tímidamente extendió su mano hacia la borrosa cabeza.

Justo antes de que la mano de Kei alcanzara su cabeza, Mikazuki de repente dejó de temblar.

—……

—Mi–Ka–Zu–Ki–I —Mikazuki miró directamente a Kei y abrió su hocico

—¡¿Qué?! —Kei dejó salir una voz agrietada.

Sorprendido, reflexivamente trató de saltar hacia atrás, pero tropezó y cayó sobre su trasero.

—….

Eso no tiene sentido. Aún atónito, la boca de Kei estaba abierta, como si fuera un idiota. Él no podía siquiera hablar.

Normalmente, las mascotas no hablan.

Todo eso es un hecho. Es un caballo después de todo.

No deberían hablar. No podría hablar.

Al menos, eso es lo que debería pasar.

—……

Directamente a través de él, la cabeza de Mikazuki, aparentemente sin vida, fijó sus ojos en Kei.

Sus pequeños y brillantes ojos como de mármol continuaron mirando a Kei sin moverse. La cabeza de Kei comenzó a girar. Se sentía como si el interior de su boca se estuviera secando. Esa ilusión asaltó a Kei.

—… Burururu.

 

 

¿Cómo cuánto tiempo habrá pasado?

Una vez más, Mikazuki resopló y de repente desvió su mirada. Asimismo, se volteó y dejó a su dueño, Kei, galopando a través de la niebla.

El sonido de las pisadas gradualmente desaparecían a la distancia hasta que finalmente, Kei, no podía oírlas.

Silencio.

—…..

Desconcertado, Kei se quedó solo.

Un ruido fuerte salió de su garganta.

Kei roncó jadeante en busca de oxígeno. Solo se dio cuenta de que había contenido su respiración hasta ahora.

Por un momento se sentó allí y tomó respiraciones cortas.

En esa tranquila niebla, los jadeos de Kei hicieron eco, cesaron, y entonces desaparecieron.

—… Cálmate… Cálmate, cálmate…

Murmuró para sí mismo.

Kei cambió de posición para sentarse con las piernas cruzadas, y con su mano en su pecho, tomó respiraciones lentas y profundas.

Por último, cuando su ritmo cardíaco se volvió más lento, dejó escapar un gran suspiro. Kei presionó los dedos en sus cejas como si tratara de luchar contra un dolor de cabeza.

Meditó durante unos segundos.

—… Calma.

Kei decidió huir de esa situación. No se sentía bien, era simplemente demasiado.

Con un rostro pálido, Kei trató de abrir la ventana del menú a través de la interfaz mental del juego.

Si fuera el mismo de siempre, no lo pensaría mucho y le daría ejecutar. Pero esta vez no funcionó.

Sin embargo, trató muchas veces de abrirla, la ventana simplemente no aparecía.

—… ¿Por qué no se abre? —Susurró.

Si no puedo desconectarme… Entonces…

De repente, esos pensamientos inundaron su cabeza.

Una gota de sudor frío recorrió su espalda.

No había nadie más aquí.

Estaba solo en la niebla.

Su temperatura aumentó gradualmente, pero su interior se enfrió.

—… Mierda. ¿Por qué no está funcionando? —Mientras murmuraba con irritación, negó con la cabeza y trató de abrir la interfaz mental de nuevo. Falló. Intentó de nuevo. Falló. De nuevo.

Falló.

—¡¡Argh…!!

Mientras su frustración e irritación llegaban al punto de no aguantar más, una semitransparente ventana en silencio apareció ante sus ojos.

Como siempre el Tiempo del Mundo Real, Llamar al GM, y las opciones de Salir, todas aparecieron en la ventana.

Trato de mover el cursor con sus ojos, y como si todas las irregularidades que hasta ahora hubieran sido una mentira, el menú mostró una funcionalidad completa.

Era como si todo fuera normal.

—… Gracias a Dios.

Después de verlo trabajar en orden, Kei dio un suspiro de alivio.

A decir verdad, la situación era demasiado rara. Tal vez entró en un fenómeno psíquico.

Estas sensaciones tontas crecieron dentro de él, no podía evitarse.

—… A pesar de que esto es sólo un juego.

Poniendo la frente en alto, Kei soltó un resoplido de diversión mientras se acercaba y pulsaba el botón『Salir』.

En ese preciso momento, una voz vino de atrás de él— No–Ka–Wa Ke–I–I–Chi.

La profunda voz se quebró y soltó una gran sed de sangre que hizo que se revolviera su estómago.

—¡¡¿¿??!!

¿Por qué su verdadero nombre? ¿La voz siniestra? ¿La tremenda sed de sangre? Sin entender lo que estaba pasando, Kei rodó a una posición vertical y pateó el duro suelo para ganar algo de distancia. Mientras se daba la vuelta, preparó su arco, colocó una flecha y tensó la cuerda de su arco.

Pero luego se congeló.

Alguien estaba allí.

Su piel era casi tan pálida como la de un cadáver.

Por alguna razón, estaba completamente desnudo. No, ¿puede decirse que está ‘desnudo’ si no se le ven los genitales? Su cuerpo era liso, casi como la de un alíen.

No había ni un solo cabello en su cabeza. A pesar de tener cuerpo humanoide, llamarlo humano sería una exageración.

Carecía de cualquier rasgo facial.

Lo único que había eran dos agujeros negros en donde deberían estar sus ojos.

—…uh…

Por un momento, cuando su mente quedo en blanco, una genuina pregunta recorrió la cabeza de Kei:

¿Qué pasa con este tipo?

Justo en ese momento, en el lugar en donde debería tener el humanoide la boca, de repente se desgarró y abrió— Yo–N–Ta.

La cabeza de Kei comenzó a dar vueltas.

Cayó de rodillas con un golpe.

Kei perdió el conocimiento.

 

 

 

Notas:

 

1.- Una máscara usada en el teatro tradicional japonés.


Anterior capítulo | Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

4 comentarios

  1. -Cuando habla el caballo agregaste una letra de mas al final de la oracion
    -Cuando el tipo habla solo pienso que hubiera sido mas entendible si lo pusieras todo en un parrafo
    -Se te pasaron unas comillas tambien cuando esta volviendose loco Andrei

    Gracias Por el Cap

    Espero algo de romance 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s