Vermillion: Capítulo 3


Editor (1): Absolute

Editora (2): Coco


Este capítulo fue hecho por Alei Translations y reeditado en BluePhoenix para arreglar pequeños errores ortográficos y errores gramaticales.


 

 

Kei parecía distraído en sus sueños.

 

Tenía un sueño en donde jugaba al aire libre con un amigo de la infancia.

 

Parecía estarse divirtiendo inocentemente.

 

Tal vez eran las atrapadas. Su yo más joven corría por los alrededores.

 

Al igual que la arena, suavemente se desvaneció hasta desaparecer.

 

 

 

Un cuarto blanco.

 

Desde la ventana podía ver a un pájaro que aleteaba a la distancia con sus largas alas.

 

Se limitó a seguir el vuelo del ave con la mirada, volando a través de ese cielo claro.

 

Estaba acostado encima de una cama limpia. Totalmente inmóvil.

 

Suavemente cerró sus ojos.

 

Todo estaba teñido de azul.

 

El mundo se hizo más pequeño y volvió a surgir con un tono azul claro.

 

No era difícil respirar.

 

Simplemente así es como eran las cosas.

 

Ni siquiera estaba asustado.

 

Se estaba hundiendo. Hundiéndose dentro de sí mismo.

 

Más y más profundamente—

 

 

——Continúo caminando por lo que pareció ser un largo tiempo.

 

Justo enfrente de él se hallaba un espejo.

 

Un espejo que no reflejaba nada.

 

No, él podía ver algo si concentraba su visión.

 

Cabello negro y ojos negros salieron de esa superficie.

 

Una sutil armadura de cuero adornada.

 

Un casco con plumas.

 

Una espada simple junto a un carcaj en la cadera de alguien.

 

Y un arco vermillion en su mano izquierda.

 

“…Soy yo.”

 

Las palabras que murmuró resonaron de forma clara.

 

Tan pronto lo reconoció, la forma se volvió más visible.

 

Kei.

 

Así se llamó alguna vez a sí mismo.

 

Hasta ahora, sus dos yo vivían en lados completamente diferentes.

 

“…Mi…cuerpo.”

 

Hizo un puño y lo apretó.

 

La apretaba y la relajaba constantemente. La sangre corría a través de sus venas. El hormigueo de los nervios de todas sus extremidades.

 

Sentía todo con firmeza.

 

Antes de darse cuenta, el espejo desapareció ante sus ojos.

 

En ese lugar había un largo camino que se extendía a lo largo.

 

De alguna manera su entorno se sentía alegre.

 

Un caballo brincando a los alrededores alegremente.

 

Una chica que vestía un manto de plumas.

 

Parecía estar en una linterna giratoria¹.

 

Las ilusiones de las sombras susurraban a nadie en particular, “Vamos”

 

Y Kei dio el primer paso hacia adelante.

 

 

 

 

Nota:

 

  1. Es una linterna con un movimiento giratorio, al diseño se le dan varias figuras para crear un espectáculo. Una mejor explicación aquí

 


<

p style=”text-align:center;”>Anterior capítulo | Índice | Siguiente capítulo

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s